cómo funciona





Una asesoría.

La asesoría es una herramienta habitual en la creación de ficción. A menudo se recurre a historiadoras, abogadas o médicos para que aporten sus conocimientos en el desarrollo de un proyecto. Su bagaje profesional las convierte en personas muy útiles para la creación. Ellas pueden compartir la fundación del imperio austrohúngaro, el funcionamiento interno de la fiscalía del estado o qué riesgos conlleva una operación de menisco.

Una asesoría del Colectivo Ficcial es muy parecido a esto. Somos especialistas en distintas materias de ámbito cultural, social e identitario. Nuestros conocimientos son de carácter académico y teórico pero están además complementados por la propia experiencia. Nuestro especialista en diversidad funcional, por ejemplo, conoce cómo funcionan las leyes de dependencia de España pero también con qué gestos concretos sale de la cama una persona con tetraplejia.

Una asesoría del Colectivo Ficcial consiste en compartir este conocimiento (público y privado, incluso íntimo) con aquellos autores y autoras de ficción que lo necesiten y requieran.

Libertad de ejecución.

Obviamente los autores y autoras son libres de hacer con sus ficciones lo que les plazca. Así es y así debe ser para garantizar la libertad de expresión y el legítimo derecho de crear desde cualquier moral, ética o ideología. Incluso desde ninguna.

Como con cualquier otra asesoría, la asesoría del Colectivo Ficcial es solo una fuente de información que no tiene porqué verse reflejada en el proyecto en desarrollo. Obviar la información recibida de una asesoría es también una forma de aplicarla.

Tarantino mató a Hitler a golpe de metralleta. Sabía cómo eran esas metralletas porque estaba asesorado.

Por otra parte la sociología, la cultura y la identidad son campos de conocimiento no cerrados. Una operación de menisco se desarrolla de una forma concreta y limitada pero no existe, por ejemplo, una única realidad musulmana. Una asesoría del Colectivo Ficcial en el ámbito de diversidad religiosa arrojará nuevas perspectivas alrededor de la respresentación del islam pero difícilmente podrá ser categórica pues la realidad es mucho más poliédrica que eso.

Forma y método de la asesoría.

Lo más común en el ámbito de las consultorías es la realización de un informe tras la lectura del proyecto pero las asesorías del Colectivo Ficcial pueden tener múltiples formas. Podemos hacer un informe tan extenso y detallado como sea convenido. Podemos reunirnos con los autores y autoras para tener un intercambio más orgánico. O incluso hacer ambas cosas.

Podemos también encontrarnos con las personas creadoras antes de que empiecen a crear. Si un autor o autora quiere hacer una ficción con un personaje transexual puede ser interesante un encuentro entre esa persona creadora y una persona trans antes de escribir una sola linea. Más aún si la persona trans es activista y conocedora de múltiples realidades queer.

Cada desarrollo es un mundo. Por eso desde el Colectivo encontraremos la mejor forma de adaptarnos al proyecto.

Para autores y autoras.

El servicio de asesoría del Colectivo Ficcial está destinado a los autores y autoras de ficción. Las editoriales, compañías, teatros o productoras audiovisuales pueden contratar nuestros servicios pero siempre en absoluta complicidad (real) con los autores y autoras. No aceptaremos encargos que no respeten este principio básico porque nuestra consultoría pierde sentido si es autoritaria, impuesta o de obligado cumplimiento.

Las personas que formamos el Colectivo Ficcial formamos parte de colectivos históricamente oprimidos. Por experiencia y convencimiento ideológico nos negamos a formar parte de cualquier tipo de opresión entre empleadores y empleados. Tenemos formas para detectar dicha opresión y métodos para evitarla.

Así mismo nuestra asesoría no es una herramienta para lavar ni proteger la imagen de nadie. El Colectivo Ficcial es una herramienta de creación para aquellos autores y autoras que quieran información sobre género, clase, diversidad religiosa, racialización, LGTBQ+ y diversidad funcional. Nada más.

Confidencialidad.

Para asegurarnos no ser nada más que una consultoría y garantizar la libertad creativa antes de llevar a cabo la asesoría se establece (y firma) un contrato de confidencialidad mutuo entre asesoras y personas creadoras. Por razones obvias las asesoras no podrán compartir información del proyecto con nadie. A su vez las personas creadoras deberán mantener en el ámbito de lo privado el uso de la asesoría y los documentos realizados para ella.

Tarifas.

Nos gustaría sinceramente que este servicio fuera gratuito pero la vida no lo es. El trabajo, aquí y siempre, debe pagarse.

Aún así es difícil establecer una tarifa única para los servicios de asesoría como el nuestro porque hay demasiados vectores a tener en cuenta. El valor económico de una reunión es absolutamente variable. También el de un informe. Desde el Colectivo Ficcial estudiaremos cada caso y propondremos una tarifa personalizada a cada proyecto